Rat Pack. Viviendo a su manera

rat-pack

Rat Pack. Viviendo a su manera. Editorial Almuzara. Córdoba, 2006. 285 páginas (3 ediciones)

Frank Sinatra y sus amigos en los días de Kennedy, la Mafia y las juergas de Las Vegas

En 1960, el rodaje de La cuadrilla de los Once (Ocean´s eleven) reunió en Las Vegas a cinco grandes artistas del mundo del espectáculo: Dean Martin, Sammy Davis Jr., Peter Lawford, Joey Bishop y, al frente de ellos, Frank Sinatra. Durante dos semanas ofrecieron una serie de espectáculos memorables que harían popular al grupo, bautizado como el “Rat Pack”. Pero bajo ese nombre había mucho más que canciones y bromas en el escenario. Sexo con actrices como Marilyn Monroe, Kim Novak y Ava Gardner; juergas con el presidente John Fitzgerald Kennedy y uno de los doce capos de la Cosa Nostra, Sam Giancana; Jack Daniel’s a raudales y trajes de pelo de camello… La historia de Frank, Dean y Sammy, el Rat Pack, es la crónica de un estilo de vida que ha perdurado como prototipo de elegancia, hedonismo, diversión y… peligro. Un estilo de vida a su manera.

Vídeo promocional.

El Rat Pack y sus integrantes, Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr., han experimentado desde mediados de los años noventa (tras la desaparición de dichos artistas) un interesante proceso de revival y reivindicación por parte de buena parte del público y de otros creadores. Representantes de un estilo de vida vibrante y modelo de para toda una emergente tendencia cool (elegante y sofisticada), Frank, Dean y Sammy han protagonizado en los últimos años un buen número de producciones de cine, televisión, teatro y música, al margen, por supuesto, de las continuas reediciones y nuevos lanzamientos que se suceden de sus grabaciones en vivo y en el estudio.

Extraños en la noche
Rat Pack. Viviendo a su manera es la primera obra en lengua castellana (escrita o traducida)que narra la historia de uno de los capítulos más memorables y atractivos de la historia de espectáculo estadounidense: el Rat Pack. El libro se centra en la historia de sus tres integrantes principales, tres profesionales del espectáculo, cantantes, actores, presentadores televisivos, humoristas… que unieron sus talentos en diversas ocasiones a lo largo de sus carreras cuando nadie hasta el momento había planteado nada similar; tres grandes juntos en el escenario, en la pantalla, en un disco. Pero la de Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr. es también la historia de la ciudad de Las Vegas, de la Mafia, de la política estadounidense en uno de sus periodos más singulares, el de mandato de Kennedy; y sobre todo, es al historia de una fiesta continua, desenfrenada, rodeados siempre de hermosas mujeres, amigos peligrosos y los lujos más deseados.

De aquí a la eternidad
El libro recorre la vida de cada uno de ellos con constantes puntos comunes, ofreciendo de igual modo abundante información de cada historia secundaria, desde biografías de otros actores y actrices al origen de la ciudad de las Vegas o el asentamiento de la Cosa Nostra en Estados Unidos, además de recalar en los pequeños detalles de esa vida de lujos que hacen de la lectura una experiencia tan curiosa como deliciosa, como las manías en el vestir, las marcas preferidas a la hora de beber o fumar o sus preferencias sexuales. Para ello, el recurso habitual es la anécdota, de forma que la narración no se construye a partir sólo de datos o historias lineales, sino de un sinfín de detalles y curiosas vivencias que hacen de la lectura una experiencia más ágil y atractiva.

Más allá de la frivolidad de sus vidas, el texto también profundiza en las diversas carreras artísticas de cada uno de los protagonistas, ya sea cine, discos o actuaciones, analizando las claves de su éxito en su momento y las razones por las que, cuatro décadas después, el Rat Pack sigue inspirando numerosos homenajes, nuevas creaciones e incluso líneas de moda y decoración. Para que ese tratamiento sea completo, la obra incluye un amplio anexo (discografía, filmografía…) que permite al lector profundizar en los aspectos que hayan podido resultarle interesantes tras la lectura.

Desde el back-stage

Samy Davis Junior
Sammy Davis Jr. fue apartado de la campaña de Kennedy (a quien ayudó a conseguir el voto decisivo de la gente de color) tras anunciar su compromiso con la actriz sueca May Britt.

A pesar de lo que se piensa de Sinatra y Martin, Sammy Davis llegó a ser el más vicioso del trío. No sólo se metió de lleno en la cocaína y la heroína, sino que además coqueteó con el satanismo y se volvió un adicto del sexo, organizando orgías en las que participaban las grandes estrellas del fl oreciente mercado del porno de los setenta.

Aunque prácticamente desconocido en España, Sammy Davis Jr. está considerado uno de los artistas más grandes y completos de la historia: Cantaba, bailaba tocaba diversos instrumentos, hacía imitaciones impecables, era un humorista consumado y un impactante actor dramático.

Dean Martin
Dean Martin fue durante la segunda mitad de los sesenta uno de los personajes más popularesdel espectáculo en Estados Unidos, por encima incluso de Sinatra.

El mito del alcoholismo de Dean Martin fue cierto sólo hacia el final, pues en sus famosas apariciones en directo bebiendo whisky se trataba en realidad de zumo de manzana.

La mafia y los Kennedy
Sinatra dio el impulso defi nitivo a John F. Kennedy para ganar las elecciones de 1961 pidiendo a sus amigos de la Mafi a que “consiguieran” los votos necesarios. De hecho, JFK venció a Richard Nixon por el margen más estrecho registrado en la historia del país, 118.574 votos.

El presidente Kennedy y uno de los 12 capos de la Cosa Nostra, Sam Giancana, compartieron amante durante un tiempo. Ella era Judith Campbell, y fue presentada a ambos por Frank Sinatra. Judith Campbell reconoció antes de morir haber servido de mensajera entre Kennedy y Giancana en una trama para asesinar a Fidel Castro. Poco después se quedó embarazada de Kennedy y fue el propio Gianzana quien pagó su aborto. Al sentirse traicionados por los Kennedy, los capos de la Mafia se plantearon matar a Sinatra y sus camaradas del Rat Pack, intermediarios en el apoyo electoral de los mafiosos.

Lucky Lucciano, “capo di tutti capi”, se planteó hacer una película sobre su vida y Frank Sinatra se ofreció para hacer el papel. Pero Lucciano no sólo lo rechazó, sino que además le usó como “mensajero” para ofrecerle el protagonismo a Dean Martin, quien muy educadamente, lo rechazó.

Marilyn
A Marilyn Monroe le gustaba andar desnuda por la casa, aunque no fuera la suya. Sinatra se esforzó por preservar su amistad y no mezclarla con sexo, hasta que una noche que la actriz dormía en su mansión junto a otros invitados, se la encontró en la cocina bebiendo un vaso de agua…Marilyn quería casarse con Sinatra, pero éste sólo se lo planteó en serio al fi nal, para intentar protegerla de los Kennedy.

A Marilyn y a Sinatra les gustaba mantener relaciones sexuales en la azotea del hotel Sands, donde daban rienda suelta a su erotismo y “creatividad”.

Marilyn estaba enamorada del presidente Kennedy, pero cuando éste se cansó de ella envió a su propio hermano, Robert, para decirle que no quería volver a verla. Según las crónicas de la época y amigos de ambos personajes, Marilyn emprendió entonces un breve pero intenso romance con el Fiscal General.

Un mes antes de morir, Marilyn se fue a México para que le practicaran un aborto. Sinatra y los hermanos Kennedy figuraban en lo alto de la lista de posibles padres.

portadaitaliano

Portada de la edición italiana (Ed. Castelvecchi, 2008)

«Tenían mucho en común. La tristeza de sus voces me afectaba. Estaban llenas de experiencia, dureza, sexo y una actitud más bien triste ante el mundo.»
Bruce Springsteen

«Cuando nos reuníamos y hacíamos películas al mismo tiempo que actuaban en Las Vegas se producía una energía que
nunca más ha vuelto ha producirse. Tenían un halo especial.»
Shirley MacLaine

«Todos estábamos en la misma onda. Dábamos dos espectáculos por noche, nos acostábamos sobre las cinco, nos levantábamos a los siete o las ocho y rodábamos la película. Volvíamos, íbamos a la sauna, comíamos algo y vuelta a empezar. Muchos apostaban a que acabaríamos en una caja.»
Peter Lawford

«Este es el mundo de Frank. Nosotros sólo vivimos en él.»
Dean Martin